Comercio

La actuación administrativa regional en el área de Comercio se centra fundamentalmente en los siguientes objetivos:

  1. Ordenación y promoción del comercio minorista, entendido como aquella actividad desarrollada profesionalmente con ánimo de lucro consistente en ofertar la venta de cualquier clase de artículos a los destinatarios finales de los mismos. Este objetivo incluye la elaboración de disposiciones sectoriales, el seguimiento de los Consejos Asesores Regionales en la materia y la tramitación de subvenciones públicas, entre otras funciones.

  2. Supervisión del cumplimiento de la normativa en materia de horarios comerciales, apertura en días festivos, ofertas y promociones de ventas, características de los establecimientos comerciales e indicación de precios, así como del resto de requisitos exigidos en el régimen regulador de los comerciantes.

  3. Defensa y promoción de la libre competencia, velando por el buen funcionamiento y la eficiencia de los mercados de bienes y servicios, en beneficio tanto de las empresas y comerciantes como de los consumidores y usuarios, lo que conecta también con el segundo pilar de actuación de este Departamento: el área de Consumo. Para ello, entre otras tareas, se investigan las posibles conductas anticompetitivas y se fomenta la mejora de la regulación sectorial.

Con este propósito, existen tres Servicios administrativos que tienen encomendados, respectivamente, cada uno de los objetivos indicados: el Servicio de Comercio, el Servicio de Inspección de Comercio Interior y el Servicio Regional de Defensa de la Competencia.

Para obtener más información sobre ellos y sus funciones, puede accederse a los correspondientes enlaces.