Noticias

戻る

A partir del 1 de enero de 2018 todas las bolsas plásticas de cualquier tipo y tamaño deberán ser cobradas

A partir del 1 de enero de 2018 todas las bolsas plásticas de cualquier tipo y tamaño deberán ser cobradas

A partir del 1 de enero de 2018 todas las bolsas plásticas de cualquier tipo y tamaño deberán ser cobradas

El Gobierno estatal dio un margen de adaptación hasta el 1 de marzo. Únicamente serán gratuitas las muy ligeras para transportar alimentos vendidos a granel.

Fecha: 01-01-2018

El Gobierno estatal dio un margen de adaptación hasta el 1 de marzo.

Únicamente serán gratuitas las muy ligeras para transportar alimentos vendidos a granel.

Todo ello es consecuencia del traslado a la legislación española de la Directiva 2015/720 de la Unión Europea para la reducción del consumo de plástico en sus países miembros.

Con un año de retraso con respecto otros países de nuestro entorno, la nueva normativa afecta a todos los comercios españoles. Hasta ahora, el cobro por las bolsas era obligatorio en supermercados pero opcional en el resto de establecimientos y eso es lo que se pretende cambiar en el año que comienza.

Las razones que han llevado a los legisladores europeos y españoles a adoptar medidas para limitar el consumo de bolsas de plástico están ligadas al medioambiente, pero también al costoso y tóxico proceso de producción de bolsas elaboradas con derivados del petróleo. De todas las bolsas plásticas las oxodegradables, fotodegradables, hidrodegradables y termodegradables son las más contaminantes.

A su composición de derivados del petróleo se añaden aditivos que hacen que se fragmenten en miles de piezas minúsculas que se dispersan por la naturaleza y que los peces confunden con plancton, por lo que acaban en la cadena alimentaria.

La mayoría de las bolsas de un solo uso, las que se denominan “camiseta”, también son oxodegradables o fotodegradables, por lo que su impacto medioambiental es mayor. Solo están en nuestras manos unos minutos pero tardan más de 500 años en desaparecer. Además, apenas se reciclan (un 10 %), según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama).

Según la directiva dictada por el Parlamento Europeo y el Consejo de Europa, “los actuales niveles de consumo de bolsas de plástico producen unos altos niveles de basura dispersa, suponen un uso ineficaz de los recursos y es previsible que aumenten si no se toman medidas.

Las bolsas de plástico dispersas provocan contaminación en el medioambiente y agravan el problema generalizado de la presencia de basura en las masas de agua, lo que supone una amenaza para los ecosistemas acuáticos en el mundo”.

Y se añade que “las medidas que tomen los Estados miembros pueden incluir el uso de instrumentos económicos como los precios, los impuestos y las tasas, que han demostrado ser particularmente eficaces para reducir el consumo de bolsas de plástico, y restricciones a la comercialización, por ejemplo prohibiciones con el carácter de excepciones a lo dispuesto en el artículo 18 de la directiva 94/62/CE, siempre que dichas restricciones sean proporcionadas y no discriminatorias”.


Servicios Destacados